jueves, 8 de marzo de 2007

Adeste Fidelis


Está bien, hablemos de fidelidad y de este "bonito" texto que he encontrado por el ciberespacio…

"…La culpa la tienen los románticos quienes insisten en hacernos creerque el amor eterno si existe, ¿quién dijo que se puedeser feliz para siempre con la misma persona? ¿Y QUE DE PASO LE PODEMOS SER FIEL POR TODA LA ETERNIDAD?!?!?!"

"¿Y quien soy yo para luchar contra lo que la naturaleza me ha dado de nacimiento? La monogamia es un invento moderno, por años, el uso de esclavas, cortesanas, concubinas, amantes, esposas, harenes, etc, eran socialmente aceptados (hasta alabados), y no vamos a entrar en la discusión del uso de hombres hermosos para complacer los diversos gustos de shogunes y sultanes.""…¿quién será el primer valiente que demuestre, libre de polvo y paja en la conciencia, que ha sido monógamo de por vida? Y si lo consiguen, deberían embalsamarlo y ponerlo en exhibición en algún museo de ciencias naturales como "homo fidelitus…""…y es que hay días… HAY DÍAS!!!… en que definitivamente me siento más cerca del mono que del hombre."

No se que pensaréis, pero a mi que me vayan haciendo un hueco en el museo de ciencias naturales, junto a la obeja Dolly y el gato con dos cabezas.

Hombre por el amor de Dos! (nunca mejor dicho) Tendré que decir eso de: "Hola, me llamo Pedro Pé y soy fiel". Tan raro es?

En el mismo momento que tan solo piense en dejar de serlo, será porque ya no habrá nada tan fuerte e intenso que me una a mi pareja. Ni amor (con todo lo que esa palabra conlleva) puesto que estaría dispuesto a hacerle daño, ni evidentemente sexo, ya que buscaría a otro para que ocupe su lugar en mi cama.
Se lo haría saber, rompería la relación con mi pareja, y libremente, sin ataduras sentimentales, una vez terminado todo podría "serle infiel" pero siendo totalmente fiel a mi mismo.

Es posible que haya dias que nos sintamos mas cerca del mono que del hombre (que se lo digan a Bush!), pero no somos monos, al menos yo no, y me gusta ser honesto con la persona que comparte mi vida, y que nos guardemos respeto mutuo.

6 comentarios:

towngayer dijo...

Hola Pe! Gracias por tus palabras... tranquiliza mucho saber que somos todos monos, pero tranquiliza más saber que algunos hemos bajado de los árboles... Soy de la opinión que el sexo dentro de la pareja resulta más intenso y mejor que fuera de ella. Pero también presiento que muchas veces, los cuernos no son sólo sexo; es el afán de ser deseado, el afán por lo desconocido; de hecho, que conocido gente que aún siendo infieles, no repiten con los mismos porque ya no les pone...
En fin... todo más complicated que un simple polvo (yo lo llamaría falta de madurez). Smuacks varios y te seguiré de cerca.

Reputada dijo...

Pues yo he sido fiel, infiel, he sido fiel queriendo ser infiel y he sido infiel queriendo ser fiel, en fin, que la vida es complicada, que nadie sabe qué es lo correcto y que lo contrario sería aburridísimo.
De los errores también se aprende, es de lo que más se aprende, los años también cambian los valores y deja de ser tan importante el ego y empiezan a ser fundamentales los que te rodean.

Peritoni dijo...

estamos los tres de acuerdo, aunque yo siempre he sido fiel...
que tontín. qué va!.

Besos.

Gunillo dijo...

Pues me parece muy bien que rompas una lanza a favor de la fidelidad; está muy en desuso hacer apología de algo así.
...
De mi caso, mejor no hablo.

Angelina Jolín dijo...

El pequeño se pone profundo ;-)
Ay, no sé cómo me he levantado esta mañana después de lo de anoche! jejeje Luego hablamos.
muacssssss!!!

Pasaelmocho dijo...

Yo tengo una opinión bastante escéptica sobre la fidelidad, quizás por aquello de que me colocaron cornamenta en su día. Y lo de que el cornudo es el último en enterarse es mentira. Si quieres y conoces a tu pareja, lo notas a la primera. Todo es cuestión de franqueza: se puede vivir sin una fidelidad ciega siempre que no se ande con mentiras y engaños. Ni tampoco acabar siendo la tonta del bote, claro.

Porque famosa es la frase: Es verdad que se la come a todo Chueca, pero mientras me diga que me quiere...